animales bebes

animales bebes

animales salvajes

animales salvajes

animales vegetarianos

animales vegetarianos

animales carnivoros

animales carnivoros

animales domesticos

animales domesticos

animales voladores

animales voladores

animales terrestes

animales terrestes

animales extintos

animales extintos

animales marinos

animales marinos

jueves, 27 de mayo de 2010

animales voladores

Todos los animales voladores tienen alas de alguna clase para mantenerse en el aire. Las alas son planas por debajo y curvadas por encima, lo que se conoce como superficie sustentadora. Cuando el animal emprende el vuelo, el aire pasa por encima del ala más deprisa que por debajo. Esta diferencia de velocidad hace que el aire empuje al animal volador hacia arriba y lo mantiene en vuelo.

Los animales como los pterosaurios, las aves y los murciélagos aprendieron a agitar las alas para volar, naturalmente que las aves y los murciélagos siguen haciéndolo. Al aletear, el animal empuja el aire hacia abajo, con lo que se eleva y se mantiene en vuelo. El aleteo permite a los animales voladores recorrer grandes distancias en busca de alimento.

Algunos animales voladores no agitan las alas, sino que planean. Ciertos reptiles y mamíferos voladores utilizan los pliegues de su piel para planear, ya que se extienden hasta convertirse en superficies sustentadoras durante el vuelo. Muchos animales que aletean pueden planear cuando quieren dar descanso a sus alas. Los pterosaurios y algunas grandes aves primitivas, probablemente aprovechaban las corrientes de aire como si fueran enormes cometas. Cuando el aire chocaba contra el borde de la gran ala sustentadora, el animal se elevaba.

Las grandes aves actuales, como el albatros, también aprovechan las corrientes de aire para permanecer en vuelo durante horas sin agitar las alas. Un animal volador debe pesar el mínimo posible. Como los huesos son material muy pesado, los animales como los pterosaurios y las aves necesitaban aligerar su peso para poder volar. Por eso desarrollaron huesos huecos, muy ligeros.

Los huesos ligeros, junto con las alas o pliegues de piel, permitían a estos animales emprender el vuelo y permanecer en el aire cómodamente. Incluso la ave prehistórica más gigantesca era lo bastante ligera para volar.

Cuando un animal emprende el vuelo, quizá deba cambiar de dirección. Muchas aves tienen largas plumas en la cola, que les ayudan a girar a derecha o izquierda, como un timón. Algunas aves maniobran también con las patas o con las alas.



APRENDIENDO A VOLAR

Los primeros animales voladores, insectos aparte, fueron los pterosaurios. Estos reptiles voladores aparecieron hace unos 190 millones de años, 70 millones de años antes que la primera ave. Los expertos barajan distintas teorías sobre cómo consiguieron volar estos reptiles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada